fbpx

Rubén Rodrigo «Sumi_RGB»

Color, pureza, azar y espiritualidad. Rubén Rodrigo muestra su último trabajo, Sumi_RGB, una serie de obras de gran formato producidas gracias a la prestigiosa beca VEGAP, que ahora exhibe simultáneamente en el espacio CASTELLANA 22 y en el Círculo de Bellas Artes (Madrid). Pintura en estado puro.

En el trabajo de Rubén Rodrigo (Salamanca, 1980) siempre ha existido una tendencia a la improvisación y al azar controlado. Su última serie, Sumi_RGB, que se expone en el espacio CASTELLANA 22 hasta el 15 de octubre, busca la máxima pureza del color mediante dípticos y trípticos de gran formato donde la pintura, en un estado muy líquido, gotea extendiéndose por la superficie del lienzo. Un proceso de improvisación que se convierte en regla.

Partiendo de un trazo único, tal como describe el término japonés que acuña la exposición, “sumi-e”, el artista realiza un proceso de mancha que genera una vibración cromática variable según la luminosidad del fondo. Los colores básicos elegidos por el artista —rojo, verde y azul— corresponden con las siglas RGB (red, green y blue) del lenguaje informático de color por adición lumínica, un guiño poético al unir dos conceptos tan distantes como son la tradición milenaria de la pintura oriental y las leyes de colores que se producen en pantallas digitales y de televisión. “Hay un engaño en el título de la serie, un trampantojo que nos hace repensar la pintura, replantearnos sus límites y los de nuestra mirada como artista o espectadores”, comenta Rubén Rodrigo.
Interesado más en la pintura antigua que en la contemporánea y en los artistas clásicos que los modernos, el artista se enfrenta en este trabajo a uno de los problemas más antiguos que ha dado la pintura: el de fondo y figura. En la exposición se puede ver cómo las obras son un ejercicio de veladura sobre un fondo ligeramente tintado, donde convergen manchas monocromáticas una encima de otra que se van solapando sobre un fondo y un contorno. “Es un problema de la pintura desde que esta nació, no es algo de ahora. Para mí es un problema universal al que se ha enfrentado siempre el pintor. Desde el momento en que pones una mancha de color sobre un lienzo blanco, ya has generado un problema, un impacto que hay que saber relacionar con el resto… y para mí eso es la pintura pura”.

Licenciado en Bellas Artes (99-04) por la Universidad de Salamanca y Master en Gestión Cultural y Patrimonio Histórico (06-07) por el Iart de Madrid, Rubén Rodrigo vive y trabaja en Madrid desde 2006. Becado en 2005 por la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores ha expuesto su trabajo desde entonces en Bruselas, Berlín, Coimbra, Castelo Branco, Madrid y Salamanca, entre otras capitales españolas. Ha mostrado sus últimos proyectos, Sombras de ceniza y Piel de hiena, en Espacio Valverde y La Fábrica respectivamente. Su última serie, Sumi_RGB, ha sido becada por VEGAP en el concurso de Propuestas 2016 y expuesta simultáneamente en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y en el espacio CASTELLANA 22 en septiembre de 2017.


Privacy Preference Center